Carlos Enrique Gabaldón Vivas: Gran Ferrocarril de Táchira

Carlos-Enrique-Gabaldón-Vivas-Gran-Ferrocarril-de-Táchira

Como un buen conocedor de la líneas ferroviarias del Venezuela, Carlos Enrique Gabaldón Vivas cuenta como el Gran Ferrocarril de Táchira fue una empresa que funcionó durante el siglo XIX y fue considerada como la más importante de los Andes venezolanos, al interconectar al estado Táchira con el resto del país y el exterior. A lo largo de la historia podemos observar como en todos los países el ferrocarril fue un gran impulsor en el desarrollo de la economía del Estado y del comercio de su principal producto, el café.

El Gran Ferrocarril de Táchira fue una empresa regional y una línea férrea del siglo XIX que, entre 1895 y 1955, interconectó a la región con el lago y la ciudad de Maracaibo, el Golfo de Venezuela, las Antillas Holandesas (Curazao), el resto de la nación, y el exterior, impulsando el desarrollo económico del estado y el país, especialmente el comercio del café.

Para la época, como en toda Venezuela, el Gran Ferrocarril se convirtió en una gran solución para el desarrollo económico, debido a la necesidad de los productores de exportar las cosechas a través del Puerto de Villamizar para ser trasladados al Lago de Maracaibo, lo cual generaba altos impuestos para los comerciantes de la entidad.

Por este motivo los comerciantes de aquella época, comenzaron a luchar por tener un ferrocarril propio, y es en este momento cuando aparecen los hermanos Roncajolo, quienes obtienen un crédito del banco Credit Mobilier de Francia para la construcción del Gran Ferrocarril de Táchira. Los hermanos de origen Marselles, también participaron en la construcción de otros ferrocarriles de:

  • Motatan – La Ceiba.
  • Santa Bárbara – El Vigia.
Carlos-Enrique-Gabaldón-Vivas-Gran-Ferrocarril-de-Táchira
Venezuela Inmortal Facebook Oficial

La realización de la línea ferrocarrilera se realizó con un año de antelación al pactado con el Ejecutivo nacional -entre 1893 y 1895-; la ruta llegaba desde Encontrados hasta la Fría, una vez recorrido 109,5 km, y su construcción tuvo diversos factores favorables, como:

  • Recursos financieros generados del comercio del café.
  • Las características favorables del terreno.
  • La provisión a tiempo de materiales y mano de obra.
  • La dirección de experimentados ingenieros que estuvieron pendientes hasta de los más mínimos detalles.

Más tarde, a principios de 1900 se construyó un enlace entre Orope y Boca de Grita para unirlo de manera internacional con el Ferrocarril de Cúcuta, y de esta forma se empalmaba en 14 kilómetros de ambas líneas ferroviarias para facilitar el comercio internacional, y el tráfico de pasajeros.

El primer tren procedente de Venezuela ingresó a Colombia por el Puente Unión el 11 de marzo de 1924, para completar el recorrido La Grita – Encontrados en Venezuela. El viaje desde Cúcuta hasta la estación Encontrados era de 160 kilómetros y se realizaba en ocho horas.

El Puente Unión sobre el río Grita que empalmó el FC con el Gran Ferrocarril de Táchira se inauguró en 1926, año en que cruzaron trenes de ambos países por esas vías, una vez construido también la estación Puerto Santander. A comienzos de 1950 el gobierno nacional, propietario del Gran Ferrocarril, impulsó un plan de rehabilitación de los ferrocarriles nacionales. 

A pesar de un convenio firmado en 1955 por la Asociación Nacional de Cafeteros de Colombia y el Gran Ferrocarril de Táchira para movilizar su cosecha de café y de los subsidios otorgados por el gobierno del General Marcos Pérez Jiménez, el Gran Ferrocarril de Táchira seguía presentando pérdidas llevándolo a su completa paralización. El ferrocarril se marchó de San Félix en 1955 y en 1965 se desmanteló el último tramo entre Orope y Boca del Grita.

Gran Ferrocarril de Táchira: El tren en la memoria del país

Aun se conserva el recuerdo del silbido del tren en las memorias de los pobladores de San Félix, capital del municipio Rivas Berti en el municipio Ayacucho del estado Táchira, una pequeña localidad que hoy en día es patrimonio cultural regional y el epicentro de la economía tachirense a finales de siglo XIX.

En esta parroquia fronteriza todavía quedan rastros de las estaciones de finalización e inicio del Gran Ferrocarril de Táchira. Parte del camino de hierro aun está incrustado en lo que hoy es el barrio Carlos Andrés Pérez de localidad colonial y una placa sobre el hierro describe la empresa constructora “United States Steel Products Company U.S.A. 1913”.

Al final del casco urbano se ubica una gran casona colonial en la que operaba la estación Táchira del tren, la última del trayecto del Gran Ferrocarril, en donde en la actualidad funciona una unidad educativa básica. Hace más de 100 años, San Félix fue un gran punto de llegada de pasajeros que se movilizaban a Maracaibo o Cúcuta. Allí se transportaban las producciones agrícolas de los campos, ciudades y pueblos tachirenses.

Este pueblo fronterizo era un puerto donde todos llegaban por materias primas y era el punto de mayor efervescencia económica del Táchira. De lo que sobrevive de la estación del Gran Ferrocarril de Táchira está la sede con más de 100 años y un túnel por donde pasaba el tren, además de algunos puentes que todavía están en funcionamiento.

En la actualidad, en la vía que conduce de Orope a Boca de Grita todavía existen los angostos puentes por donde transitó el tren y el mismo Puente Unión es por donde cruzan la frontera las personas entre Boca de Grita y Puerto Santander.