Carlos Enrique Gabaldón Vivas: PDVSA en los 90 fue la segunda petrolera más grande del mundo

Carlos Enrique Gabaldón Vivas-PDVSA en los 90 fue la segunda petrolera más grande del mundo

Como un entusiasta de la historia petrolera de VenezuelaCarlos Enrique Gabaldón Vivas muestra como a finales de los años 90, la industria PDVSA rendía frutos de la exitosa ejecución durante las décadas de los 80 y 90 del siglo XX, la llamada «Estrategia de Internacionalización» de la industria aumentó la capacidad de refinación para la colocación de sus crecientes volúmenes de petróleo mediano y pesado.

Desde la nacionalización hasta la expansión internacional

Para hablar de la internacionalización debemos comenzar con la nacionalización, que ocurrió en el último quinquenio de la década de los 70, en un momento histórico en el que el petróleo sufría de una alza en sus precios, que al mismo tiempo impulsó la legislación para estatizar la industria petrolera y expropiar a las empresas privadas que habían operado desde el principio del siglo XX.

De este proceso nació PDVSA, como una empresa holding, con la tarea de administrar y coordinar todas las operaciones relacionadas con el petróleo en Venezuela, que pasaron a manos de filiales operadoras. Para el año 1975, el nivel de producción de petróleo del país estaba disminuyendo y para recuperar su dinámica debía hacerse una nueva inversión significativa.

Carlos Enrique Gabaldón Vivas-PDVSA en los 90 fue la segunda petrolera más grande del mundo

El ex economista jefe de PDVSA, Ramón Espinasa, explica resumidamente las razones por las que la transición y posterior consolidación y crecimiento de la industria petrolera fue exitosa:

  • PDVSA estaba sujeta a la ley privada, siendo el mayor accionista de la corporación el estado venezolano. Creada como una empresa estatal regida por el Código de Comercio, que le daba transparencia y garantía en su funcionamiento, además, se establecía desde el inicio una relación a distancia que aseguraba la no interferencia del estado en su funcionamiento.

  • Las estructuras de las empresas trasnacionales que operaban en el país, se convirtieron en filiales de PDVSA, de la misma manera que se mantuvieron los sistemas de control y balances preexistentes, asegurando la transparencia en sus funciones y de las nuevas corporaciones. Gradualmente fueron fusionándose hasta ser una sola en 1997, lo que conocimos como las estaciones de servicio PDV.

  • En el momento de la nacionalización, casi todo el personal en todos los niveles de la empresa eran venezolanos, su constitución bajo la ley privada, aseguró salarios competitivos con la industria petrolera internacional, manteniendo al personal más calificado en las etapas iníciales.  

  • PDVSA pudo conservar las ganancias netas, después de cancelar sus impuestos, para el financiamiento de nuevas inversiones. También se estableció una reserva legal del 10% del ingreso bruto anual para financiar los gastos de la empresa, lo que le permitió un crecimiento constante, realizar inversiones y pagar los impuestos similares a los pagados en otros países petroleros.

Carlos Enrique Gabaldón Vivas: Hacia la internacionalización de la industria petrolera

Para el año 1998, la petrolera venezolana estaba en camino de convertirse en una compañía de energía, gracias a una evolución que requirió de tecnología y personal entrenado en CIED, una universidad corporativa que fue la responsable de la capacitación y educación de los empleados, contando con una capacidad de atender a 2000 personas por día, brindando una amplia gama de cursos que cubrían desde lo técnico hasta la educación ejecutiva avanzada.

En cuanto a la tecnología fue responsabilidad de INTEVEP, el laboratorio de investigación que registró más de 300 patentes desde 1976 hasta 1999, con alrededor de 160 investigadores con títulos de doctorado y más de 200 con títulos de maestría.

Esto llevó a PDVSA tener una capacidad neta de refinación de petróleo crudo de 3.096 MBPD, de los cuales:

  • 1.620 estaban en Venezuela (incluyendo la refinería en la Isla en Curazao).
  • 1.222 MBD en los Estados Unidos.
  • 252 MBD en Europa.

Como evidencian los números, PDVSA ejecutó con éxito durante las décadas de los 80 a 90 del siglo XX la llamada «Estrategia de Internacionalización«, que fijaba su plan hacia la adquisición de capacidad de refinación en los principales mercados, con el objetivo de asegurar la colocación de sus crecientes volúmenes de petróleo mediano y pesado. Con esta idea se hizo socia de empresas europeas y estadounidenses.

Además, hubo una fuerte inversión en el país para transformar el parque de refinación nacional, y de esta forma minimizar la producción de fuel oil y aumentar la producción de derivados de alta calidad, como demandaba el mercado mundial.

Carlos Enrique Gabaldón Vivas-PDVSA en los 90 fue la segunda petrolera más grande del mundo
Imagen de PDVSA Facebook Oficial

El grupo de refinerías CITGO en los Estados Unidos (un total de 9), Nynas Petroleum en Suecia / Bélgica / Reino Unido y Ruhr Oel en Alemania, constituyeron un valioso agregado de activos, que procesaban:

  • 45% de las exportaciones de petróleo crudo.
  • 85% del petróleo pesado venezolano.

Para el año 1994,  PDVSA logró una expansión tanto en producción como en comercialización, que la llevó a ser la segunda petrolera más grande del mundo, ascendiendo sobre la Royal Dutch-Schell, una de las mayores corporaciones privadas a nivel global, convirtiéndose en la empresa estatal que más se asemeja a las grandes compañías globales integradas.

Para ese momento, la empresa tenía una fuerte posición en todas las áreas operacionales de la actividad petrolera, y su clasificación se basó en:

  • Las reservas y producción de crudo y gas.
  • Capacidad de refinación.
  • Ventas de productos refinados.

La producción diaria de PDVSA y sus empresas filiales llegaron a tener un promedio de 2,7 millones de barriles diarios de crudos y condensados y posee las reservas de crudo más grande de América Latina.